RIVER, CON AUTORIDAD, DERROTÓ A BOCA EN LA BOMBONERA

El equipo "millonario" se impuso en La Boca con un juego eficaz y con una excelente lectura de juego de su entrenador, Marcelo Gallardo, y le generó un gran problema al local, que nunca supo cómo resolver el planteo táctico.

River Plate y su técnico, Marcelo Gallardo, lo hicieron posible otra vez sobre el Boca Juniors de Guillermo Barros Schelotto, al "vencerlos" por 2 a 0 en la Bombonera, por la sexta fecha de la Superliga, y esta vez el plural se ajusta a la realidad de un superclásico que los "millonarios" ganaron desde adentro y desde afuera.
El primer tiempo fue a todo River, porque el planteo construido por Guillermo Barros Schelotto le cayó a pedir de boca a su colega Marcelo Gallardo, que tuvo en su Pérez, Enzo, al Pérez que le faltó al "xeneize", Pablo.
La decisión del "Mellizo" de colocar a tres volantes centrales como Nahitan Nández, Wilmar Barrios y Agustín Almendra dejó a Boca escuálido de fútbol desde el arranque, por lo que a Darío Benedetto le quedaba lejos la pelota y por eso retrocedía en pos de ella, pero lo que entonces le quedaba lejos era el arco.
Y para colmo de males para los anfitriones, Carlos Tevez siguió en el "modo Tevez", sin conectarse con sus compañeros ni desequilibrar nunca en el mano a mano.
Por todo esto es que al sufrir la misma abstinencia de balón que su compañero de ataque Benedetto, el cordobés retrocedía a buscarlo en cualquier sector, y esto le terminó resultando fatal a él y a su equipo apenas antes del cuarto de hora inicial.
Es que Pavón bajó hasta el círculo central y Barrios cometió el primer grave error de una jugada que terminaría en la red del retornado Agustín Rossi: le entregó el balón cuando aquel estaba de espaldas al arco rival, algo que decididamente no es su fuerte, y Exequiel Palacios le quitó la pelota para iniciar un contraataque de 40 metros que tras un cierre hacia el medio dejó a Gonzalo Martínez libre para sacar un zurdazo goleador.
El "Pity" era por entonces la figura sobresaliente del encuentro porque el "Muñeco" lo imaginó tirado sobre la derecha de la defensa boquense para el mano a mano contra Leonardo Jara y acertó un pleno, con el valor agregado de que Milton Casco subía siempre con acierto por el mismo sector.
Sin embargo, apenas ocho minutos después el ex Huracán abandonó la cancha por una lesión muscular y aun que quedaba medio tiempo por delante, River siguió siendo más casi por inercia, porque su reemplazante, Juan Fernando Quintero, se instaló por el otro costado y nunca pudo desequilibrar con sus pases filtrados en pos de un Lucas Pratto bien controlado por Carlos Izquierdoz y el hoy capitán Lisandro Magallán.
A Boca empezó entonces a sobrarle un lateral como Jara y a faltarle fútbol, algo de lo que en realidad adolecía desde que la pelota empezó a rodar sobre el césped de una Bombonera colmada por hinchas auriazules.
Este déficit recién empezó a modificarlo Barros Schelotto antes de que finalizara el primer tiempo, cuando a cinco del final hizo ingresar a Edwin Cardona justamente por Jara.
Pero lo del colombiano no fue solución para ese problema, y casi resulta mucho mmás nocivo cuando a los cinco minutos del complemento le aplicó a Enzo Pérez "otro" codazo de expulsión, mucho más violento que aquel en que si vio la tarjeta roja en otro superclásico con resultado y localías inversas.
Lo de Boca en ese arranque fue entonces más voluntarismo que juego, y aún así pudo acercarse a la paridad cuando el árbitro Mauro Vigliano, de irregular tarea, ignoró una clara mano penal de Leonardo Ponzio dentro del área riverplatense.
Pero después de ese sofocón inicial y tras hacer ingresar a Bruno Zuculini por un Enzo Pérez visiblemente agotado, Gallardo volvió a acertar relevando a un Pratto hoy intrascendente por un Ignacio Scocco de mucha mayor movilidad, que tiene una característica de la que adolece el delantero surgido en Boca: sabe tirarse a los costados.
Y la variante le dio óptimos resultados al técnico y a su equipo en menos de cinco minutos, cuando tras una buena jugada colectiva en la que por fin Quintero pudo colocar un pase filtrado para el también colombiano Rafael Santos Borré y este "rebotó" el balón para que Scocco recibiera de frente y le "rompiera" el arco a Rossi.
Faltaba el cincuenta por ciento del segundo tiempo pero ya flotaba en la Bombonera la sensación de cosa juzgada, porque Gallardo le había ganado una vez más la estrategia ajedrecística a Barros Schelotto y ya no había opciones para evitar el jaque mate, porque ni siquiera Pablo Pérez iba a moverse como una ficha revulsiva en el tablero xeneize.
El ingreso de Mauro Zárate por Tevez solamente sirvió para exacerbar el morbo de los hinchas de River "que lo vieron por TV", cuando se trenzó en una dura discusión con Cardona en la mitad de la cancha tras uno de sus habituales arrestos individuales, a veces excesivamente individuales.
Un cabezazo de Izquierdoz en el travesaño cuando el partido había ingresado en el descuento y una impresionante atajada de Franco Armani para decir también presente en una jornada de poco trabajo, esta vez ante un "testazo" de Emmanuel Mas, fueron paradójicamente el "broche de oro" para la victoria "millonaria".
Así River celebró nuevamente ante su clásico rival por virtudes de los de adentro y clara incidencia de afuera, donde Gallardo ratificó que en esas abstractas postulaciones al puesto vacante en el seleccionado argentino, su candidatura está bien sentada y su colega Barros Schelotto todavía está muy lejos de ameritar un lugar en esa nómina.

- Síntesis -

Boca: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán y Emmanuel Mas; Nahitan Nández, Wilmar Barrios y Agustín Almendra; Cristian Pavón, Darío Benedetto y Carlos Tevez. DT: Guillermo Barros Schelotto.
River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Javier Pinola y Milton Casco; Enzo Pérez, Leonardo Ponzio y Exequiel Palacios; Gonzalo Martínez; Rafael Santos Borré y Lucas Pratto. DT: Marcelo Gallardo.

Gol en el primer tiempo: 14m. Gonzalo Martínez (R).
Gol en el segundo tiempo: 23m. Scocco (R).
Cambios en el primer tiempo: 22m. Juan Fernando Quintero por Gonzalo Martínez (R) y 40m. Edwin Cardona por Jara (B).
Cambio en el segundo tiempo: 16m. Bruno Zuculini por Enzo Pérez (R), 19m. Ignacio Scocco por Pratto (R), 20m. Mauro Zárate por Tevez (B) y 36m. Sebastián Villa por Benedetto (B).
Amonestados: Barrios, Cardona, Almendra, Nández e Izquierdoz (B). Ponzio y Maidana (R).

Cancha: Boca Juniors.
Árbitro: Mauro Vigliano.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial